Desencadenantes de la migraña

Un desencadenante es cualquier evento, cambio, estímulo externo, o acto físico que parece provocar migraña. Precede al ataque en un corto intervalo de tiempo, que podría ser de hasta 6 a 8 horas. La identificación de un desencadenante no siempre es fácil y casi cualquier factor que puede desencadenar un ataque de migraña en una persona predispuesta a esta condición, y la lista de posibles sospechosos puede ser larga y confusa.

Cómo identificar los factores desencadenantes

Puede que no sea fácil de identificar lo que te está provocando tu migraña si los ataques están vinculados a una serie de cosas diferentes y  un desencadenante o disparador puede no causarte un ataque cada vez, lo que puede confundir la situación aún más.

desencadenantesImagínate que eres una mujer joven y tus factores desencadenantes son saltarte una comida, el estrés y el cambio en tus niveles hormonales. Si llegas a casa tarde de una reunión muy estresante en el trabajo, tu periodo está a punto de comenzar, y te vas directamente a la cama sin comer adecuadamente, es posible que casi con toda seguridad tengas un ataque de migraña. Si te has saltado la cena en otra ocasión, cuando los otros factores desencadenantes no estaban presentes, es probable que no padezcas una migraña. Muchas personas encuentran que tienen largos períodos de tiempo sin ataques de migraña, durante este tiempo, el cuerpo parece estar en un estado menos sensible, y es posible que incluso la combinación de factores desencadenantes no inicie una migraña.

A veces los desencadenantes pueden ser identificados erróneamente. Por ejemplo, al comienzo de un ataque, puedes experimentar un antojo de cosas dulces. Si comes un poco de chocolate para satisfacer este deseo y, a continuación, tienes un dolor de cabeza, es posible que identifiques al chocolate como uno de los factores desencadenantes, sin embargo, estabas comenzando a padecer la migraña antes de comer el chocolate. Una de las mejores formas de identificar los factores desencadenantes es mantener un diario detallado.

Llevar un diario

Los factores desencadenantes pueden influir en un ataque hasta 48 horas antes de que el dolor de cabeza se produzca. Un diario de migraña puede ayudarte a observar este período antes de cada ataque. Puedes notar un patrón de posibles factores desencadenantes que se están produciendo en conjunto durante este tiempo.

Debes tratar de mantener un registro de cosas como:

  • Cuando te levantas
  • Lo que haces (ir a trabajar, ver la televisión)
  • Dónde te encuentras (tu entorno puede contener desencadenantes, como la iluminación)
  • Lo que comes y bebes
  • Cuando comes y bebes
  • Cuando tienes evacuaciones
  • Haces ejercicio o sales de viajes
  • Tu estado de ánimo
  • Cómo es el clima
  • (Para mujeres) Tu ciclo menstrual
  • Si tienes una migraña u otro dolor de cabeza, su severidad y síntomas
  • Los medicamentos que tomas y la dosis
  • Cualquier cosa que puedas pensar que es una parte cambiante de tu estilo de vida

El momento de los ataques también puede ayudar a identificar sus factores desencadenantes. Por ejemplo, si sufres los fines de semana, el dolor de cabeza puede ser provocado por la abstinencia de cafeína, debido a que bebes menos tazas de té o café en casa que en el trabajo. La relajación en el fin de semana después de una semana estresante en el trabajo también puede provocar ataques. Algunos enfermos encuentran que el exceso de sueño los fines de semana puede desencadenarles un ataque.

Quiz: ¿Cuánto sabes sobre tus dolores de cabeza?

Realiza este cuestionario y pon a prueba tus conocimientos sobre esos dolores de cabeza que te afectan.
> Sí, quiero saber >

Ver; Sobre los diarios de migraña.

Evitar los desencadenantes

Si tus ataques de migraña son provocados por una sola cosa, que es fácil de evitar, podrás ser capaz de detener la mayoría de tus ataques suceda. Puede ser más difícil evitarlos si se desencadenan por una combinación de factores.

Es importante tener claro lo que se espera lograr con una rutina para la gestión de la migraña, y que lo que espera sea realista. Por ejemplo, el objetivo de reducir la frecuencia de los dolores de cabeza puede ser realista, pero desear una vida sin dolores de cabeza pueden no serlo. Un objetivo realista le dará algo para aspirar. No debes sentirte mal o culpable si no puedes controlar todos tus ataques y evitar los desencadenantes. Muchos enfermos requieren otros métodos de gestión para llevar su condición bajo control.

Cambios en tu estilo de vida

Cambiar tu estilo de vida puede ser difícil, por varias razones:

  • Las rutinas pueden ser difíciles de romper;
  • Otras personas pueden estar involucradas, por lo que los cambios son más difíciles de organizar;
  • Importantes cambios pueden ser necesarios, lo que toma tiempo, esfuerzo y apoyo.

Sin embargo, si eres capaz de hacer estos cambios, es posible que conduzcan a importantes mejoras en tu calidad de vida.

Debes tratar de realizar una cantidad razonable de ejercicio cada semana, y comer una dieta nutritiva y bien balanceada. Si estás en forma y en buen estado de salud, serás capaz de hacer frente mejor a los ataques de migraña cuando estos ocurran.

Puedes continuar teniendo estos incapacitantes dolores de cabeza incluso después tomar todas las medidas antes mencionadas. Si este es el caso, necesitas hablar con un médico acerca de la posibilidad de utilizar un tratamiento preventivo (medicamentos para tratar de evitar que ocurran los dolores de cabeza).

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “Migraña y Alimentación”, la guía más completa para lograr eliminar el dolor por migraña haciendo cambios en nuestra dieta. Con este importante libro serás capaz de:

  • Aprender la importancia de los alimentos en el control de la migraña.
  • Conocer los alimentos desencadenantes de tu migraña.
  • Descubrir los mejores consejos para usar los alimentos a tu favor.
  • Y más, mucho más…